En Calmex

Preservamos, conservamos y transformamos

los frutos del mar y la tierra cuidando nuestros procesos productivos para ofrecer bienestar integral a nuestros socios comerciales y consumidores.

Misión, visión y valores

Visión:

Nutrir el bienestar.

Misión:

En Calmex generamos y participamos riqueza y valores a través del trabajo, el talento y la innovación de nuestros colaboradores, transformando y conservando el mar, la tierra y sus frutos, comprometidos con el bienestar integral del ser humano.

Valores

Generosidad:

Empresa entregada a cada una de sus acciones buscando siempre el bienestar de quienes la rodean.

Integridad:

Mantenemos firmes nuestros principios y valores.

Perseverancia:

Nos mantenemos firmes en el esfuerzo de ser mejores cada día, superando nuestros propios límites.

Sustentabilidad:

Cuidado y uso racional de los recursos naturales evitando impactar a las próximas generaciones.

Liderazgo:

Ser la fuente de inspiración para quienes la rodean y acompañan en su camino de crecimiento.

Innovación:

Va más allá desarrollando productos con alto valor de consumo, anticipándose al mercado y haciendo la diferencia.

Historia

Lo que alguna vez comenzó como un pequeño proyecto marino en San Quintín, hoy se ha convertido en Calmex, la empresa líder en México en pesca y procesamiento de sardina y atún, que nueve décadas después, sigue presente en nuestros platillos de todos los días.

Desde hace 95 años, Grupo Pando adquirió CALMEX, la entonces pequeña empresa cuyo nombre se deriva de la unión de CALifornia MEXico, enlataba abulón en las costas de San Quintín.

En 1925 dio origen a la primera planta enlatadora de atún en México. Tras la quema del barco fábrica, reinicia operaciones en su planta de Cabo San Lucas en 1929, año que marca el inicio del procesamiento industrializado del atún en tierra, con el primer empaque de barrilete y atún aleta amarilla.

Hoy en día, esta planta está considerada como una de las más modernas y tecnificadas del país, además de que cuenta con los más estrictos controles de higiene y calidad, que aunados a un producto marino minuciosamente seleccionado, da como resultado un producto de calidad excepcional y sabor extraordinario que llega a nuestras mesas bajo el nombre de CALMEX.


un producto mexicano que tras 97 años de historia

sigue satisfaciendo los paladares de las familias mexicanas.

Calidad

Nuestra calidad

Del Centro, S.A. de C.V., cuenta con dos plantas productoras de sardina y atún; una en San Carlos, Baja California, pionera en la industria atunera y sardinera de nuestro país, donde se producen las marcas Calmex y sublínea de productos, la segunda planta en Yavaros, Sonora, donde se produce sardina bajo la marca Yavaros y considerada como una de las más modernas de Latinoamérica; ambas marcas comercializadas por Integración y Transformación, S.A. de C.V.

La pesca se realiza con tres barcos sardineros y un atunero que emplean redes de cerco, una de las artes más amigables con el ambiente de acuerdo con los estándares de la FAO.

Los sistemas de conservación con los que cuentan nuestros barcos permiten pescar en zonas que están a una distancia de 72 horas de la planta sin deterioro del pescado, manteniendo su frescura y propiedades alimenticias.

Del Centro, S.A. de C.V., mantiene un alto nivel de calidad en sus procesos, con el sistema HACCP, lo que pemite controlar cada paso de la producción para ofrecer la más alta calidad en nuestros productos y marcas.

Tecnología

En nuestras plantas de producción nos damos a la tarea de incorporar en los sistemas de producción, tratamiento de aguas y desechos industriales con tecnologías que coadyuven a mantener la armonía con el medio ambiente, al igual que estamos comprometidos en mejorar el nivel de vida de las comunidades, tanto cultural como económicamente.
 
En nuestra Planta de Producción de Alimentos del Mar y Tierra contamos con la infraestructura necesaria para cuidar cada detalle de la receta original y proceso para ofrecer, conservas de la más alta calidad, mismas que han estado presentes durante generaciones en los hogares mexicanos por más de 96 años.